13 de junio de 2015

REBELIÓN EN HAMELIN

Me siento con fuerza para luchar por mis sueños, para avanzar como persona y demostrarme a mí mismo y a la vez al mundo, que ya hace algún tiempo lucho por ser un hombre nuevo, una persona que deja su piel si es necesario por alcanzar sus metas.
Un hombre que mira a los ojos, que afronta con fuerza sus miedos y que, sobretodo tiene claros sus sueños.
Ese es el hombre que quiero ser, pues no hay derrota que no sirva para levantarse del suelo con más fuerza, no hay excusa que sirva, ni camino pedregoso que no sirva para alcanzar la meta, porque la valentía más grande del ser humano es mantenerse de pie aún cuando se está cayendo a pedazos por dentro.

0 comentarios: