7 de octubre de 2016

AHORA 2.0


Si debo darte las gracias por algo es por enseñarme todo aquello que no quiero.
No va conmigo la mentira, la decepción ni siquiera la falta de estilo.
He aprendido bien que camino he de llevar, he crecido, he sentido, he llorado.
Y he seguido volando cómo siempre hice, más alto y más fuerte de lo que nunca pude imaginar.

Porque el primero en pedir disculpas, es el más valiente. 
El primero en perdonar,  el más fuerte.
El primero en olvidar, el más fuerte.



6 de mayo de 2016

CARTA ABIERTA 3.0

Aunque me llenaste de dolor, ya te he perdonado. 
Aunque me decepcionaste, ya te he arrancado de mí. 
Y no tengo odio, no tengo rabia, no guardo rencor.

Siempre aposté por quedarme con lo bueno, por crecer, por luchar, por avanzar y así sigo, creando a cada día nuevos horizontes, nuevas metas, nuevos sueños.

Que el sol ilumine tus pasos y alcances tus sueños.


5 de noviembre de 2015

EL BAILE


A cada segundo me pierdo en el mar en calma que es tu cintura, en el azabache de tus ojos, en la dulce melodía de tu sonrisa.
Camino sin miedo, vuelo sin alas, deseo en cada despertar tu cuerpo desnudo. 

Adelante muñeca, sumerjamos nuestras almas en este mar de pasiones, bebamos nuestro aliento a sorbos lentos, acariciémonos el alma y sus cicatrices, convirtamos cada instante en una ilusión por estrenar.
No olvides que prometo escribir tu nombre en cada página de mis sueños.




17 de octubre de 2015

O SON DAS AUGAS

Piérdete conmigo en la luz eterna de un suspiro, en el mar en calma de una caricia, en el amanecer eterno de nuestros cuerpos repletos de mariposas.

Permíteme escribir poesía en tus piernas, melodías en tu pelo, dame de beber tu aliento, déjate llevar...



12 de octubre de 2015

LA TORMENTA

Olvídate de tí, de cuando fuiste buena chica y tenías aún sueños.
Olvida esa rabia que ya no tiene sentido cuando lo has perdido todo, guardalá ahora en tus adentros, quizás te atormente cuándo entiendas que fuiste quien falló, quien incumplió la única promesa.
Ya no tiene sentido la tormenta, ni el viento, ni el sol cuándo has perdido la mano que lo ampara.
No existe el silencio, la sonrisa, ni el imposible que buscaste alcanzar, solo hay decepción, esa que tú misma provocaste.

No me culpes, busca en tí, tú perdiste.