27 de junio de 2015

DECIR ADIÓS


Decir adiós cuando amas es difícil, duro, complicado.
En esos momentos, la vida se convierte en una espiral de emociones, de subidas, bajadas, sensaciones extrañas, desesperanzas y huidas.
Cambia, todo cambia, pues esa persona con la que decidiste vivirlo todo desaparece sin un porqué contundente y la vida por compartir se derrumba cual castillo de naipes.
Asumes la decisión con responsabilidad y decides ser fuerte, quedarte con lo bueno y decir adiós, un adiós miedoso, pero un adiós convencido y para siempre.
Pues sabes que no solamente pierdes tú, ella también pierde, al fin y al cabo sabes aportar sensaciones únicas a su vida.
Pero así es, dices adiós y aunque ella no lo entienda, sigues convencido de que amar, como el adiós, es para siempre.



Que te vaya bonito...

0 comentarios: