24 de febrero de 2011

INTRODUCCIÓN

_
Hay veces en las que pese a intentar caminar con paso lento, una espiral de emociones circunda extrañamente tu cabeza.
Y sometes tus neuronas al auto-convencimiento de que tu camino no es el apropiado; quiebras, reptas, pero aún así algo te impulsa a continuar esa senda.
Reinventas noches tristes de lluvias y nostalgias para creer que la meta es posible pese a suponer un esfuerzo inusitado.

Pero amanece tras el insomnio, una mañana gélida y putrefacta entre nieblas y rutinas.

Subir, bajar, espirales y tirabuzones.



2 comentarios:

Rocío dijo...

Que cosa linda es leerte Javi, un abrazo inmenso desde Argentina, te quiero mucho

Rulita ♥ dijo...

Que lindo lo que escribís!! me encantó... solo espero me permitas jugar a enloquecer con vos...

un beso muy grande y gracias por la visita! allí sigo.. tratando de enloquecer un poco más =)