15 de enero de 2011

INTROSPECCIONES Y OTRAS HIERBAS

_
Podría asegurar que tengo un interior bonito, un corazón dulce, millones de sueños e ilusiones por cumplir, pero sinceramente a un servidor no le corresponde.
Porque el hecho de comprender lo fascinante del interior de las personas, corresponde únicamente a quien con inocencia y sin malévolos prejuicios se atreve a observarlo.

Aún así, pese a todo me gustaría hacer ciertas consideraciones.

Sostengo, que la vida, es un espacio bonito, que consiste en intentar no hacer el mal, en regalar sonrisas y afrontar los problemas que de cuando en cuando se presentan, con templanza y con ilusión de mejorar, de seguir adelante.
Que sobrevivir es adecuado para los momentos duros, pero que hemos de disfrutar con la máxima intensidad posible los momentos felices, las coincidencias o las circunstancias que la vida a veces nos regala.
Que un silencio, una mentira, o la incertidumbre de no saber el porqué de ciertas decisiones, es una tortura que puede cambiar por momentos nuestra manera de ver la vida.
Y, que pese a que no deseo que nadie sufra ningún mal, aquellos/as que se consideran buenas personas, pero que a veces no se comportan como tales, deberían ponerse de vez en cuando en la piel de los que hemos sufrido por sus absurdas acciones.


Ahí queda eso...


_
-

3 comentarios:

Ainhoa dijo...

Buena reflexión :)

Infinito dijo...

Ahí queda.

Sin saber cómo de vez en cuando tenemos que sobrevolar esas acciones ajenas.

Lo importante de todo, ahora, eres tú. Un besote grande grande =)

madrepangea dijo...

Madremía como estamos, hace falta echarse unas risas para que pasen los efectos de las "otras hierbas" :)

Nunca se sabe en que momento nos van a dar la sorpresa.

Un beso grande