9 de noviembre de 2010

COLD

_
Debería haberte besado hasta que la noche se hubiera convertido en día.
Debería haberte acompañado, haberte desnudado, y hacerte el amor como nadie jamás había hecho.
Debería haber tatuado tu espalda de besos y te quieros.
Debería haber limpiado tus ojos de lágrimas, y tu invierno de fantasmas.
Debería haberme quedado en esa habitación para siempre, y haber observado cada día el azul celeste de tus ojos.
Y haber contado tus lunares, uno a uno, las noches impares, sin costumbres aparentes.
Y haber tarareado tus canciones, y haberte apretado la mano cada fría mañana... y haberte dicho "que descanses pequeña" cada noche.

Debería, y no sé ni porqué no lo hice... pero aún así, quién sabe... aposté mi todo y mi nada a mujeres de poco fondo y silencios profundos.
Preguntas sin respuesta...





2 comentarios:

Infinito dijo...

Respuestas que, de todos modos, a veces es mejor no encontrar.

Mua =)

Roberto dijo...

me suenan todos esos "deberías"...
un texto interesante!