23 de noviembre de 2010

. . .

No sé si creo o no.
No sé si hay meta, ni veo claro hacia donde voy.
Pero estoy contento porque camino,
porque no me quedo quieto vegetando en lo presente, y sigo andando...