24 de octubre de 2010

. . .

_

Y solo en tu cuerpo podría pecar
tanto que me convierta en estatua de sal

_

_