26 de septiembre de 2010

. . .

_
La vida, sus vueltas y revueltas, sus más y sus menos, me han ayudado a comprender que lo verdaderamente importante es seguir adelante.
Continuar, resistir, sobrevivir, o como ustedes quieran llamarlo.
Yo particularmente he sufrido, lo he pasado mal, pero gracias a Dios, al destino, o quién sabe a qué, aquí sigo, permanezco, me mantengo vivo, y con ganas de continuar en el camino que es la vida.
Afortunadamente sigo rodeado de los míos, de los amigos, y de los verdaderamente míos, la familia.
Así que, he pensado que lo mejor es dar gracias a la vida, por lo mucho o lo poco que me ha dado, pero sobre todo, porque tengo la suerte de tener aquí cerca a todos los míos.

Los derrotados somos invencibles.


_

1 comentarios:

kaO¡ dijo...

Y porque lo mejor de todo, son los días que quedan por vivir. No te impongas barreras, y sé feliz, que se te lo mereces.

Un abrazote grande! Muaaaaaa!!! =)