20 de septiembre de 2010

. . .

Viniste como supe que vendrías,
y me dejaste mudo si bien lleno,
todo el silencio ya de tu mensaje,
y me dejaste ciego pero abiertos los ojos
a lo no visto la luz…




J.A. Labordeta in memoriam