23 de julio de 2010

_
Se merecían una noche diferente,
bajar la guardia mezclarse con la gente...
desoxidar el corazón,
con ese lubricante viejo, al que llaman amor.