13 de julio de 2010

CODA FLAMENCA (OTRA REALIDAD)

_
Venía con aires del Norte y vientos del Sur; con la sutileza propia de una mujer moderna y cultivada en las más diversas artes, ciencias y disciplinas.
Gentil, paciente, y con esa emoción que se desborda en momentos puntuales, llegó para hacerse hueco, y sin duda para quedarse con un lugar propio en la vida de este humilde poeta.
Tímida y atrevida, rápida y lenta, antesala del estereotipo de mujer perfecta que abandona momentos tristes y horas bajas.

Mas, lejos de cumplir, lo que pudiera intuirse de su pasado, esta mujer, permanecía sobreviviendo como mujer luchadora, sencilla, inteligente y tremendamente hermosa.
Hermosura descrita en cada una de las poesías que salían de su pluma y de su almohada, en sus fotografías, pinturas, y otras artes; pero sobre todo en la intersección violenta de su cabello y su espalda.
Y en su cuello limpio, su tacto dulce, sus mejillas ilustradas, la rápida comisura de sus labios.

Y aunque sabía a coda flamenca, y a tímido estilo rock-pop, más bien, permítanme indicarle, que lo que realmente le volvía loca y le hacía estremecer eran los dulces tonos del diatónico y las cuidadas composiciones de Stravinsky.

Ella, simplemente.




_

3 comentarios:

Anónimo dijo...

PRECIOSAS PALABRAS!!..xsyxas

Anónimo dijo...

Hay estrellas que siempre puedes ver brillar cuando miras al cielo.

Tú eres una de ellas y esto lo guardaré con mimo en mi corazón.

L.

Mamba Negra dijo...

te estás volviendo todo un escritor :)
me encanta!!!
y también ese cd de extremoduro :P
besotes