26 de marzo de 2010

PASIÓN

_
Si intentara expresar con palabras algunos de los sentimientos, que hoy residen en mi alma, sería incapaz de hacerlo sin precipitar alguna lágrima.
Porque para mí, la Semana Santa de Zamora, es la añoranza de los que faltan, los recuerdos de la niñez en brazos de mi madre. El frío de la mañana de Viernes Santo, el corazón sobrecogido al observar el Cristo de las Injurias, el paso acompañado del Nazareno de San Frontis, cruzando el río, año tras año.
Los de aquí, y los de allá, bajo los caperuces, bajo los banzos, o en la soledad de las filas y las aceras.

Y es por eso, que aquí os espero, en esta ciudad empedrada de románico y sueños, para sentir, para observar, para volver a amar...


_

6 comentarios:

Arkantis dijo...

Hola mi niño,para muchos Zamoranos lo que has escrito lo sentimos y de corazón...

La foto que has puesto,es en la que sale mi hijo,siente pasión por la Semana Santa..

Espero que el agua nos deje disfrutarla...

Un besazo paisano

Anónimo dijo...

Se me siguen poniendo los pelos de punta al recordar Zamora y su semana santa....y eso que no la conozco en persona...ojala un día me hagas de guía por alli...sería un sueño. xsyxas.

maktub dijo...

increible!
besiños

eMiLiA dijo...

Qué bonito!

Un abrazo

la chica pirata dijo...

ay, yo sigo sin comprender ese sentimiento, mira que lo intento... pero odio las procesiones con todas mis fuerzas :(

un beso!

Sol dijo...

Qué lindo sería poder vivir esa pasión!!!

Algún día... O algún sueño...

Mis besoso!!!!