17 de marzo de 2010

. . .

_
Soñarte y desnudarte es un ejercicio de locura que ocurre desde el preciso instante en el que intercambiamos nuestras miradas.

Ese instante, en el que junto a la complicidad de la noche y sus falsas referencias me observaste, sentí la necesidad de explorar tus ojos lentamente y hasta incluso de susurrarte poesías al oido...

Y hoy te veo y ya comprendo, lo dificil y lo fácil que resulta a veces cumplir los sueños.
_


_

7 comentarios:

maktub dijo...

me gusta mucho

Anónimo dijo...

Yo soñaba con alguien que luego me dejó caer desde el cielo. Un golpe, otro más, pero me levanto, miro hacia adelante y dejo atrás a los que no son capaces de luchar por sus sueños.

El otro día leí: el amor activa, los miedos paralizan...
Así llego a la conclusión... No debió quererme mucho.

Loles.

Marta dijo...

Incluso lo imposible de cumplirlos. Y lo que duele saber que no hay opción y el mal sabor de la resignación...
Pero tenemos los sueños, que no es poco. Más bien, todo lo contrario :)

Allek dijo...

hola!
te invito a que pases por mi casa
dejare la puerta entreabierta..
te dejo un fuerte abrazo!!!

Juls dijo...

dios mío..es precioso...
y no sólo eso, sino que apunta a que estás feliz, que ya te iba tocando. a ver si nos cruzamos, ya lo hemos hecho en sitios más difíciles ;)

Arkantis dijo...

Si se luchan por los sueños...¡¡se cumplen!!...

madrepangea dijo...

Tienes un don, el de estremecer.

Y yo leyendo esta entrada y viendo mi Alhambra ya me imagino dando un paseo en el atardere por el paseo de los tristes, bajo la sombra de la alcazaba y con suerte, ambelesada intercambiando la mirada con la persona amada.

Como siempre, despiertas sentimientos entre los que te leen.

:)