26 de enero de 2010

. . .

_
Reinventar, recordar, imaginar y soñar con momentos especiales y amaneceres dulces.
Diluir, brindar, practicar, asimilar...

Ese es mi verdadero deseo para tí.


Imagen de marian950
_

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Todos desean el mar, pero temen quedarse a vivir en él.

Deseos de no hacer llorar cuando existe ya un mar de lágrimas saladas que muere en silencio, en una playa, nadie lo sabe, sólo la luna que provovó versos entre sus sábanas.

Soledad, otra vez, atrás, ¡atrás!, el dolor... Corro asustada de tanta felicidad por estar enamorada, un sentimiento puro, infinito, no hay carne, sólo espíritu, sólo palabras. Pero la tristeza me invade, me inunda, ¡me ahogo si sé que es mentira!, si sé que es imposible.

Me quedo en lo profundo de este mar, guardando el tesoro que me regalaste durante un instante, lo que con ese nombre o con cualquier otro hubiera tenido la misma esencia. Aunque nos de miedo pronunciarlo... se llama Amor.

Besos,

Luarada.