31 de octubre de 2009

Me buscaste en lugares indefinidos, en espacios desiertos, en leguas rotas y sueños despiertos.
Entre niebla y brumas, entre tiempo y sueños.

Y entre el tiempo y el destiempo, entre el verso y el reverso, me regalaste poesías, abrazos nunca acabados, horas de sofa, guaridas inexplicables y hasta suspiros.

Pequeña estrella, llevamé a ese mar donde naciste...


-

4 comentarios:

Mamba Negra dijo...

que bonito...
una cena romántica siempre es agradable y bienvenida!
besotes

Amnesia dijo...

Bonitas palabras las que has puesto en este post, siempre que entro me quedo encantada con tus palabras un abrazo

Indra dijo...

Precioso...
Un beso.

estrella de mar dijo...

Y una marioneta. Y la ilusión de besar una rana y que sea un príncipe.

Feliz año (jeje)