22 de abril de 2008

FUERA DE LUGAR

_
Te sentí,
sumergida entre sombras de lluvia,
esperando una llamada y un ramo de rosas,
paseando entre las nubes,
sonriendo a la vida…
_
Y ocultada,
entre el gentío y en tinieblas,
tu regresabas...
_


_

Fue mi último mensaje, y eso que deseé como nunca antes había imaginado no escribirle nunca más. Ella no me vió aquel día en la estación mientras yo en silencio le observaba como si fuera la estrella más brilante del universo. No me atreví ni a llamarle, aunque más tarde, sumido en mi soledad, no me resistí a escribirle unos versos. Pero nunca contestó.
_
Sé que perdí la esperanza y los sueños, la brillante luna, y el camino solitario de regreso.
Sus dulces labios y su sonrisa, el último suspiro y mi latir acelerado.
_
Ahora más que nunca siento que he perdido la batalla…
_

1 comentarios:

Miss Halfaway dijo...

No hay peor sentimiento que sentir que pierdes la batalla que tu mismo has creado. Hay veces en las que aparte de escribir unos versos es necesario dar unos pasos y dejarte guiar por un impulso que te pide el corazón.