18 de abril de 2008

AL OLVIDO

Nuestra provincia ha perdido desde 1950 el 37.5% de su población.
Es la sexta provincia menos poblada de España.
Las pérdidas de población posibles vaticinan la desaparición de los pueblos con menos de 200 habitantes...
_
_

5 comentarios:

Inmoderadamente moderado dijo...

No quedan ni ganas de hacer nada. De alzar la voz. Ni de poner la otra mejilla. Y así andamos (como en la foto) con el último sol dando de lleno en las paredes. Anocheciendo. Un saludo

Burbujita dijo...

ues la ilusion de mi vida es hacerme ermitaña y comprarme un pueblo para mi sola, con campanario y todo!! tendria mi herta, mis vaquitas... y no tendria polucion, ni q aguantar a los mismos pesados de siempre... ay dios, q utopia!!

un besote cariñin! m tengo q pasar mas por aki

clementine dijo...

Lo mismo pasa en Aragón, es una pena. Mi pueblecito estará desierto en menos de 50 años si nadie hace nada. Es un triste destino provocado por el éxodo masivo a las grandes ciudades. Pero ¿quién quiere vivir donde ya no quedan nada? en mi pueblo cerraron el último bar, no hay ni una tienda ni médico. Y nadie quiere hacer nada para recuperarlo...es muy triste..
muaks cariño

berrendita dijo...

"Los ancianos encorvados, parece que la tierra les llama....". A veces, cuando escucho esta frase de "Abrazado a la tristeza" pienso en esta Zamora nuestra que siempre sale a la calle mirándose las zapatillas, aprendiéndose los empedrados.
Preciosa foto, Javixu, aunque se masca el silencio.

estrella de mar dijo...

Yo no vivo en un pueblo de 200 habitantes, ni lo hacía antes, pero he podido comprobar como...

cuando quise estudiar música tuve que desplazarme 4 días a la semana a Zamora... y me tenían que ir a buscar, porque no había bus.

cuando quise estudiar periodismo me fui a vivir a Valladolid.

ahora estoy en Italia, pero eso es otro tema

y el año que viene... quizás Madrid

¿alguien cree que algún día volveré a vivir en mi pueblo?

... yo dudo que pueda.



Es triste, pero cierto. Ocurre en otras provincias de Castilla y León y los jóvenes somos los que más los sufrimos, aunque algunos sigan obviándolo...