30 de marzo de 2008

HAY DÍAS

El frío invierno regresó y atravesó susurrante mi ventana.
Los viejos miedos y la tristeza acariciaron de nuevo mi vacío existencial.
Y tras el paréntesis pasionario, vuelvo a descubrir, que ya no quedan besos como los suyos, ni silencios bajo la almohada.
No consigo acostumbrarme a los piropos de mujeres exaltadas, y mi alma exige vacaciones.
_

Exaltación de amor y de pasiones,
frío viento y silencios,
soledades marchitas.
Pasiones, versos y cuentos infinitos…
_
_


Hay días que me asalta la melancolía de los inútiles..
_

0 comentarios: