27 de enero de 2008

SENTIDO Y SENSIBILIDAD

A veces te descubro en la temible sombra de un silencio,
en el rincón inquieto de una lágrima,
o entre la impenetrable soledad de un beso.
A veces te descubro, pero nunca te encuentro.
A veces te descubro, pero nunca te encuentro.
_
A veces te descubro en el pequeño amanecer del viento,
en la frágil virtud de aquel objeto,
o contra la temible impunidad del cielo.
A veces te descubro, pero nunca te encuentro.
A veces te descubro, pero nunca te encuentro.
_
A veces te descubro en la inocente mueca de este otoño,
en el perfil agudo del invierno,
o ante la gran quietud del negro estío.
A veces te descubro, pero nunca te encuentro.
A veces te descubro, pero nunca te encuentro.
_
Si te encontrase un día que sería del mundo,
si te encontrase un día que sería del mundo,
que sería del mundo y de mi vida,
que sería del mundo y de mi vida.
_
A veces te descubro en la temible sombra de un silencio,
en el rincón inquieto de una lágrima,
o entre la impenetrable soledad de un beso.
A veces te descubro, pero nunca te encuentro.
A veces te descubro, pero nunca te encuentro.
_
_

_

0 comentarios: