30 de agosto de 2007

SUEÑOS DE UN HOMBRE DESPIERTO

Y al comienzo de Septiembre, el sol de este verano moribundo se esconde tras los viejos árboles del Bosque de Valorio. Y con Septiembre, volví a sentir el frío sobre mi pecho, sueños arrastran mis pedaladas…
Y, cierto es, que creo que el obligado descanso previo a los exámenes, sentó bien a mis piernas y me encontré muy buenas sensaciones.
Apenas recordaba ya tantas sensaciones… ese exigente pavimento empedrado del barrio Horta, la subida por la cuesta de San Cipriano y su aumento de pulsaciones, trazar las curvas apurando al máximo, apretar los dientes y balancear la bici de un lado a otro en la vía del tren.
Y es que, amigos, la vida es un cúmulo de momentos, sensaciones, versos…Que sería del mundo si no existiésemos personas con esa distinta sensibilidad, los que sabemos sentir, escuchar, amar.
Y como, creo que hoy no me encuentro con inspiración para expresar sentimientos, dejaré plasmadas dos canciones, Nada que perder, la primera, y Casandra del gran Ismael Serrano como adelanto de su nuevo disco.

Sean ustedes buenos.


Nunca se me dio demasiado bien,
poner las cartas sobre la mesa.
Nunca se me dio demasiado bien…
Y ahora nos volvemos a encontrar,
Y me preguntas, ¿que tal me va?

Quisiera ser capaz, decirte la verdad,
decirte que me va realmente mal,
no te logré olvidar, ni lo intenté quizás.
Quisiera ser capaz, mirarte y no temblar,
decirte que aún nadie me volvió a besar,
no te logré olvidar, ni lo intenté quizás.

Y en lugar de eso, sonrío y tiemblo y te cuento,
que ya acabe la facultad,
me puse a trabajar, y me volví a enamorar.
Y en lugar de eso, sonrío y pienso,
por qué no seré capaz, de decir la verdad,
Te pierdo una vez más…

Quisiera ser capaz, decirte la verdad,
decirte que me va realmente mal,
no te logré olvidar, ni lo intenté quizás.
Quisiera ser capaz, mirarte y no temblar,
decirte que aún nadie me volvió a besar,
no te logré olvidar, ni lo intenté quizás.

Y ahora me quedan dos opciones,
quedarme quieta o echar a correr…
Y me pongo a correr, ya que puedo perder,
verás es que no me va demasiado bien,
no te logre olvidar, ni lo intente quizás.
Y me pongo a correr, ya que puedo perder,
verás es que ya nadie me volvió a besar,
no te logre olvidar, ni lo intente quizás.

Y ahora ya te toca a ti acabar con esta historia,
ahora ya te toca a ti decir las cosas,
pon un punto y final o bésame, sin más.
Y ahora ya te toca a ti, ya no vale callar,
esta vez no volveré a perderte una vez más,
no me voy a marchar sin saber el final…

Nunca se me dio demasiado bien,
poner las cartas sobre la mesa,
Nunca se me dio no, demasiado bien…
Y ahora nos volvemos a encontrar
y me preguntas, qué, qué que tal me va…
Y yo ya no sé, ya no sé ni que contestar…


0 comentarios: