30 de junio de 2007

QUE SE LLAMA SOLEDAD...

El cansancio se despierta, ataca de nuevo, como si de un frente de guerra se tratase. Mis ojos resucitan, llorosos de nuevo; la vida parece que me sigue poniendo en mi sitio. Aquel oscuro cajón del que nunca salí resucita de nuevo mis silencios y soledades.

Me siento roto en mil pedazos, moriría escribiendo estas palabras vacías. Moriría por ciertos comentarios, palabras que no se lleva el viento, supuestos amigos…
Porque se puede decir que estoy harto de los falsos amigos (esos que quizás nunca tuve), de la sociedad y de sus cambios de estilo.
De aquellos que no son claros, de los que no hablan de frente, de los que viven su vida pisoteando la de cualquiera, de los que no sienten…
Quizás sea un bicho raro, neurótico, solitario, sentimental. Quizás no me comprenda ni a mi mismo. Quizás sea un mediocre triste y melancólico, quizás solo exprese palabras vacías.
¿Y quién me comprende? ¿Quién siente mis ilusiones? ¿Quién levantará mi ánimo las noches de invierno? ¿Serás tú? O, quizás ¿no existes?

Quizás hoy moriría y sería feliz, pues la luz no ilumina ya mis pasos. Quizás moriría contigo en aquellas estrechas calles, quizás, si pudiera, te daría un último beso en la frente y me despediría de ti, quizás muerto o quizás contigo…


27 de junio de 2007

CUENTA ATRÁS

Me da vértigo el punto muerto
y la marcha atrás,
vivir en los atascos,
los frenos automáticos y el olor a gasoil.

Me angustia el cruce de miradas
la doble dirección de las palabras
y el obsceno guiñar de los semáforos.

Me da pena la vida, los cambios de sentido,
las señales de stop y los pasos perdidos.

Me agobian las medianas,
las frases que están hechas,
los que nunca saludan y los malos profetas.

Me fatigan los dioses bajados del Olimpo
a conquistar la Tierra
y los necios de espíritu.

Me entristecen quienes me venden clines
en los pasos de cebra,
los que enferman de cáncer
y los que sólo son simples marionetas.

Me aplasta la hermosura
de los cuerpos perfectos,
las sirenas que ululan en las noches de fiesta,
los códigos de barras,
el baile de etiquetas.

Me arruinan las prisas y las faltas de estilo,
el paso obligatorio, las tardes de domingo
y hasta la línea recta.

Me enervan los que no tienen dudas
y aquellos que se aferran
a sus ideales sobre los de cualquiera.

Me cansa tanto tráfico
y tanto sinsentido,
parado frente al mar mientras que el mundo gira.

(Francisco M. Ortega Palomares)

25 de junio de 2007

PRINCIPIO DE INCERTIDUMBRE

Escuché hace un rato algo que me hizo reflexionar. No recuerdo las palabras exactas, pero hablaba de algo parecido a que podría haber sucedido si no hubiésemos pensado tanto las cosas, y nos hubiésemos decidido a decir todo lo que sentíamos. Y he pensado en mi caso, y me ha servido más bien de poco. Porque como mis queridos lectores y amigos sabréis, me caracterizo por pensarme mil y una veces las cosas, por acabar dejando todo para mañana o pasado, lo que hace que no aproveche las oportunidades que la vida me da. Porque siempre, estoy pensando en mañana levantarme y andar de nuevo, en cambiar las cosas, en conseguir mis objetivos.
Me gustaría no ser tan neurótico y decidirme antes a hacer las cosas. Me gustaría ser constante…me gustaría ver las cosas de otra manera, no revestir mis mundo con soledades, versos, canciones, melancolía...pero no puedo.

Y no sé que pensar, porque llevo bastante tiempo pensando día tras día en la misma persona. Y tengo miedo, tengo mucho miedo a confundirme. Tengo miedo a volver a hacer lo de siempre, dejarlo para mañana…Y mis miedos, siempre mis miedos, siempre mis silencios y soledades…

Sentir cada vez que comparto unos minutos contigo, que debería haber dado más de mí, que no estoy a la altura, que soy demasiado imperfecto ante todo lo que tu ofreces al mundo.
¿Acaso tu sabes que es sentir vergüenza, o miedo al hablar conmigo? ¿Acaso conoces todo lo que puedo ofrecerte?
¿Sabes preciosa? Me encantaría pasar horas y horas hablando contigo, mirarte a los ojos, sentirte cerca de nuevo…

Y escribí algo hace tiempo pensando en ti, no es gran cosa, porque sé que soy un mediocre en casi todo. Pero, ¿sabes? para mí lo más importante no es la calidad o el precio de las cosas, sino el sentimiento o el amor con que se hacen. Y me salió esto para ti…



Quizás sea tarde, quizás un sinsentido…
Ni puedo negarlo, no puedo obviarlo, no puedo…
Y aunque tan lejos te siento,
y tan cerca al mismo tiempo,
y aunque en lugares vacíos extiendo mil sentimientos,
no puedo negarlo, no, no puedo,
que me muero por sentir, tan cerca tu frágil cuerpo...

Sé que quizás nunca supe, expresar mis sentimientos,
más allá de estas palabras vacías,
sé que quizás me cieguen lunas y estrellas,
que quizás sea imperfecto...

No moriré de locura,
si por amor hoy ya muero,
no moriré en la crudeza,
de soledades de invierno,
no me moriré preciosa,
si antes yo no te expreso,
que aunque sea un imposible,
la noche pinta en mis sueños,
cabellos largos y alados,
frágiles ojos pequeños.

Si no apretase tu mano,
y dijese que te quiero,
me moriría intranquilo.
loco por amor, muerto.

8 de junio de 2007

EXPEDICIONES - CALZADA MIRANDESA

Zamora - Tardobispo - Pereruela - Pueblica de Campeán - Tardobispo - Entrala - Zamora (50 km)

En la media tarde salí de Zamora por el puente medieval y continué por el barrio de San Frontis por el camino que corresponde con la Ruta de la Plata, camino hacia Santiago de Compostela. El camino, presenta un penoso estado de conservación y no existe apenas señalización. Creo que debido a la importancia de esta ruta cultural, el Ayuntamiento de Zamora y la Junta de Castilla y León deberían adecuar este camino milenario incluyendo más señalización como por ejemplo carteles de Bienvenida a los núcleos urbanos. Sabido por algunos de vosotros, es que tenía intención de realizar algunos tramos de la ruta de la Plata como el de Zamora a Salamanca, pero en el sentido inverso al que lo hacen los peregrinos a Santiago. Dicen las instituciones y los políticos que nos representan que están haciendo esfuerzos para que esta se convierta en un referente cultural europeo. Les diría que tras la experiencia de hoy en bicicleta, he decidido no aventurarme, ya que su estado de conservación es penoso y la señalización ausente. No se si sería capaz de llegar a Salamanca por la antigua calzada, pero de lo que estoy seguro es de que me perdería infinidad de ocasiones.

Abandoné el trazado de la Ruta de la Plata sin saberlo, porque no estaba indicado en el terreno, y seguí algunos hitos que se encontraban en el terreno y las indicaciones de mis mapas. Tras cruzar unos prados y el arroyo Alcamín, conseguí tras dar bastantes vueltas, llegar hasta Tardobispo.
Es una pequeña localidad situada en un alto con una bonita iglesia del siglo XVI. Salí del pueblo sin dar muchas vueltas, en dirección al “campo de fútbol”. Pasé por una bonita fuente y me refresqué ya que el calor a esas horas de la tarde apretaba. De el susodicho campo de fútbol apenas se veían las porterías. El camino que parte de Tardobispo hasta la carretera CL–605 tiene bastante buen estado de conservación.Continué por dicha carretera (recientemente reformada) hasta la localidad de Pereruela.Es una localidad de alrededor de 400 habitantes que se dedica a la alfarería. Existen en este pueblo numerosos talleres de alfarería popular. Tiene una bonita iglesia y un ayuntamiento de reciente construcción. Di algunas vueltas por el pueblo y salí de este por la carretera en dirección a Zamora. Tras salir del pueblo me desvié por un camino a la derecha que se encontraba señalizado al igual que la calzada mirandesa. Tras un par de kilómetros llegue a un pequeño pueblo, Pueblica de Campeán. Este pequeño pueblo de apenas 50 habitantes no se encuentra emplazado en su lugar original, debido a que fue trasladado cuando se construyó el embalse. Tiene una pequeña e humilde iglesia.Seguí por la carretera ZA-330 según me indicaron en el pueblo, con dirección a Tardobispo. Esta carretera se encuentra en bastante buen estado. Al llegar al pueblo realicé el recorrido por las calles de l pueblo inverso al que había realizado en mi primera visita.
Tras abandonar el pueblo, vi que salía un camino señalizado a la derecha, que parecía llegar a otro pueblo. Lo cojí y llegue hasta Entrala. Entrala tiene una bonita plaza con una iglesia. No paré mucho en este pueblo porque se me hacía tarde y cojí la carretera ZA-305 en dirección a Zamora. Tras 3 kilómetros más o menos, tomé el enlace hacia el Polígono industrial de los Llanos y antes de llegar a él, retomé el camino de la Ruta de la Plata hasta llegar de nuevo a Zamora por el barrio de San Frontis.

El recorrido total de la ruta ha sido de alrededor de 50 kilómetros y la realicé en un tiempo cercano a 2 horas y media.
Podríamos decir de esta ruta que hoy he realizado que la dificultad física es mínima y la dificultad técnica media, ya que se atraviesan zonas pedregosas y caminos con bastantes baches. Se la recomiendo, porque siempre es enriquecedor conocer nuevas localidades sobre una bicicleta, y es muy positivo para la salud la realización de un deporte como el ciclismo. Pero les recomendaría de que utilicen mapas topográficos de la zona y que no se preocupen demasiado por perderse ya que bastantes pueblos cercanos unos a otros por la zona.