29 de agosto de 2010

CARTA ABIERTA

-
No puedo seguir adelante, es difícil en esta situación.
Se me echa todo encima, las clases, los exámenes, las horas sin dormir, el no poder comer, los anónimos que me insultan y hasta su ausencia
Soy imbécil y no tengo agallas para seguir adelante, puedo recoger todos los calificativos negativos posibles, lo sé, pero ya ha llegado un momento en el que no merezco tanta falta de respeto.
Ella me abandonó por otro, y lejos de darme una pequeña oportunidad, cree que le odio, y yo me arrastro sin sentido, porque me enamoré de ella. Y la gente me insiste en que soy un hombre bueno, pero yo, ya ni eso me lo creo, porque he fallado y he fracasado millones de veces y ya no puedo más que llorar.

Estoy alterado, angustiado y vivo insomne.
Creo que no sentí nunca, una sensación de angustia tan importante, y eso que la vida me ha dado algún que otro revés.
Mi vida fue difícil saben? Siempre fui el patito feo del colegio, el niño del que todos se reían, al que odiaban, al que nadie respetaba y todo eso influye hoy por hoy en mi falta de estima.
Y pese a que este pequeño blog, donde dejo mis pequeñas cosas, así como el pequeño libro que comencé hace meses y que creo debería tirar a la basura, pasaron a ser fundamentales en mi vida, creo que todo esto (léase blog, redes sociales, etc.) tiene que llegar a su fin, porque no puedo aguantar más insultos que me hundan.

Pues, creo sinceramente, que yo no hice daño a nadie, pero presiento que alguien se ha propuesto hundirme. Y si alguna vez hice daño, fue sin maldad, se lo aseguro.

Así que ojalá mañana amanezca siendo el típico chulo putas, guapo, alto y sin escrúpulos, que lejos de ser elegante o poeta, disfruta el momento sin importarle lo más mínimo si hace o no daño a las demás personas.

Mientras tanto, hoy intentaré dormir.
_

26 de agosto de 2010

_
Tengo miedo de verte,
necesidad de verte,
esperanza de verte,
desazones de verte.

Tengo ganas de hallarte,
preocupación de hallarte,
certidumbre de hallarte,
pobres dudas de hallarte.

Tengo urgencia de oirte,
alegría de oirte,
buena suerte de oírte,
y temores de oírte.

O sea, resumiendo,
estoy jodido y radiante,
quizás más lo primero que lo segundo,
y también viceversa.
_

PERFECTA

(PRÓLOGO A UNA HISTORIA EN PRETÉRITO IMPERFECTO)
_
_
Esta noche la he visto fugazmente al cruzar la calle. Le brillaban los ojos así como esas
pequeñitas luciérnagas iluminan el camino en verano.
Se ha reído, me he reído, y ha insistido en que nos volveríamos a vernos en diez minutos.
Ni me lo he pensado, sinceramente me apetecía compartir con ella, algunas palabras, y si es posible
unos pocos abrazos. Ni siquiera me he despedido de mis amigos, la situación lo merecía de sobra.
He subido apresurado la calle rápidamente y con un montón de nervios y allí estaba ella sentada en
un banco de la plaza, tan brillante y risueña como siempre, y yo muerto muerto de vergüenza.
Hemos comenzado a hablar de nuestras vidas, a divagar, y a filosofar sobre nuestras vivencias,
sobre nuestros amores perdidos, y tras un rato sentados, me ha besado.
¡No lo podía creer! Tanto tiempo esperando ese momento y acabo pasando.
Después de compartir algunos besos y los tan esperados abrazos, le he propuesto descubrir, las
calles más estrechas, los empedrados, los lugares más oscuros y bonitos de la ciudad, y ha aceptado
sin dudarlo.
Le he seguido besando, hemos seguido riéndonos, y me he prometido que volvería a verla cuanto
antes.
Porque me encanta seguramente desde mucho antes que ella hubiese imaginado.

Creo que me espera algo bonito...

_
_
_

24 de agosto de 2010

_
No, no te odio a ti, lo que odio es la sensación de no tenerte a mi lado, lo que odio es tu ausencia, el no encontrar esa sonrisa tan tuya, odio no tocar tu pelo ni besar tu cuello ni acariciar tu espalda.
Odio no sentir tu abrazo, odio no poder decirte al oído que te quiero.
Eso es lo que odio, pero a ti... a ti no, a ti te quiero, porque he sentido como me quisiste, he sentido tu ilusión, tu cariño y tu cielo, y te he sentido a ti.
Y no te odio, porque tras los días pasados (muy duros por cierto), tras las noches sin dormir y los días sin comer, me he dado cuenta, de que lo intentaste y no salió, y que apareció una persona en tu vida que seguramente me dio mil vueltas, y elegiste lo que más te gustaba en ese momento.
Y aunque yo hoy, por el amor que te profeso, creo que hubiera sido incapaz de algo así, no soy tonto y lo entiendo, y por eso te agradezco el tiempo pasado no fue bonito sino genial, y agradezco tu ternura, tu cariño y todo lo sincero que me diste. Y sobre todo el haber tenido la oportunidad de observar esos tus ojos.

Pero no por eso tengo odio ni venganza, aunque lo pienses, no; lo que tengo ganas es de abrazarte, de pedirte disculpas por todo lo que no hice, y por lo que hice mal, y desearte que te marche bien, que te vaya bonito y que tus días venideros sean maravillosos.

Porque yo hoy, esta noche, y hasta que llegue el duro invierno dejaré la ventana abierta...
-

23 de agosto de 2010

DUELE.

_
Duele perder en un instante a una persona a la que te habías profundamente vinculado, duele haberse enamorado, haber compartido los momentos más especiales de mi vida, y de un día a otro, y es literal, encontrarme con desprecio e incluso sentir como te ríes de mí.
Duele la forma más que el hecho, tu milimétrica manera planeada para acabar la relación, y para ponerte la venda a mis sentimientos.
Que te comportes de manera rara durante unos días para que me intuya algo importante y pocas horas tras mi cumpleaños golpearme fuertemente.
Que te rías de mis sentimientos, sin importarte un momento mis pequeños esfuerzos (de poco más de 24 horas) para que me regalases una pequeña oportunidad.
Que me llores por la mañana, y estés genial con otro chico por la tarde. Que te agobies porque tras lo pasado, tras los cuatro años de amistad, de tanteos, y de posterior relación, me implique durante un día en recuperar lo amado.
Que me compares con otra persona (evidentemente me gana en todo), así como si esto fuera un programa televisivo. Que tras intuir mis crisis de ansiedad, y mi bien sabida falta de estima disfrutes de un fin de semana genial con tu nuevo chico sin importarte lo más mínimo lo que a mí me pase.

Duele la forma, duele que te rías de mí, duele que no te atrevas ni a mirarme a los ojos, duele que llores frente a mí porque te da pena estarte comportando tan cruelmente conmigo.
Duele, ¿y sabes porqué? Porque me había enamorado de ti, y de repente tengo que olvidar que te quiero, y que sentí que me querías, pero sobre todo por tu forma, por tu crueldad, por tu cinismo, por tu comportamiento adolescente poniéndote la venda para evitar no sentirte mal al quedar con la otra persona, y así hacerlo con total libertad.

El primer día sentí que merecía la pena intentar recuperarte porque la vida era genial a tu lado, y que quizás tendría la oportunidad de terminar mi novela, pero te reíste de mí cruelmente.

Así que si, evidentemente, esta semana la vas a pasar tranquila por lo que a mí respecta; y pese a que soy patético y pesado, ya ha terminado tu lucha por quitarme del medio.
Y pese a que soy yo quien no duerme, quien llora y no puede comer, ni siente otra cosa que no sea tu ausencia, pese a eso, me comportaré hoy y siempre, como lo hice el primer día que te conocí, con elegancia, pero sobre todo sin venganza, sin ironía y sobre todo con respeto.

Porque pese a tu elegiste esto, yo soy buena gente y sobre todo te quise y me enamoré de ti.
Y como los te quiero no tienen fecha de caducidad, te trataré con respeto.

Me despido con silencio, ahora seré yo, quien apague la luz.
_

DUELE

La mentira
La hipocresía
El cinismo
La falta de respeto
La ausencia de sentimiento
La poca elegancia


Si, se acabó, y tampoco te ha resultado tan difícil.
Que te vaya bonito.

21 de agosto de 2010

Los derrotados somos invencibles

16 de agosto de 2010

ESE LUGAR

_
Te quiero llevar ahí, a ese lugar en el que se detiene el tiempo, y se sienten los pasos, y los latidos son acordes de guitarra.
A ese lugar, dónde soñé una y mil veces con abrazarte y besarte, hasta que el día se hiciera noche y la noche día.
A ese lugar inexplicable y sencillo por el que paso en silencio la noche fría del viernes de Dolores.
A ese lugar oscuro y estrecho en el que tocar las pequeñas piedras ambos lados de la calle, consiste simplemente en estirar fuertemente los brazos.

Es un lugar sencillo, como el corazón de este humilde poeta.
Es un lugar frío, como las calles por las que discurren mis pasos.
Es un lugar, y lo son todos.
¿Estás preparada para recibir un beso que pare el tiempo y convierta el viento en suspiros de violonchelo?

Espero todas tus respuestas...
.

6 de agosto de 2010

Y dormíamos tan juntos que amanecíamos siameses,
y medíamos el tiempo en latidos.
Y en tus dedos yo tocaba mis canciones,
dedos de teclas de celesta.