26 de enero de 2010

CARTA ABIERTA 2.0

_
El verdadero problema de mi existencia radica en los recuerdos que inundan las estancias de mi habitación. En aquellos instantes dulces que compartimos, y que ni siquiera recuerdas porque los borraste a golpe de desprecio.
El verdadero problema es acordarme de ti, cuando debería hacerlo de otras, regalarle momentos especiales o incluso versos.
El verdadero problema, radica en mí, en mi inquietud por observarte y no hacerlo, en anhelar lo que fue y nunca ha sido.

El verdadero problema fue el amor, y eso son problemas muy mayores...


Imagen de Your Funny Uncle
_

. . .

_
Reinventar, recordar, imaginar y soñar con momentos especiales y amaneceres dulces.
Diluir, brindar, practicar, asimilar...

Ese es mi verdadero deseo para tí.


Imagen de marian950
_

18 de enero de 2010

EL CIELO PERMANECE DE GUARDIA

_
Me enseñaste a marcarme objetivos, a no desfallecer, a conjugar la tabla del 7, y hasta a soñar.
Compartí tus cuentos con mi almohada, y aprendí a sentir la intensidad de los abrazos.
Pero no me merezco ser una hoja en blanco de tu calendario, porque llegué a enamorarme de tí, y de tus manos perfectas.

Recuerda que hoy el cielo, permanece de guardia.



Imagen de sex_boom
_

16 de enero de 2010

_
Voy a guardar los abrazos que te debo, en una cajita con sueños, versos y otros menesteres.
La custodiaré con mimo, en mi lugar favorito, junto a las cartas de niño, y las lecturas del colegio.
En las noches frías la arroparé entre mis sábanas, le contaré mis secretos, y mis cuentos favoritos.

Y es que volver a ser niño, regala mil emociones.



Imagen de achillida
_

8 de enero de 2010

PUNTOS SUSPENSIVOS

_
Lamentarán el error del año pasado, aquellos que discurrieron sus caminos con los ojos tristes.
Los que no sintieron, los que no amaron, quienes rechazaron llamadas de teléfono.
Los niños traviesos cuando llegó la mañana de reyes, los adolescentes que perdieron su primer amor, los treintañeros en paro, los inconscientes especuladores.

Y lo lamentarás tú, que aquella noche perdiste la oportunidad de volver a observar mis ojos a escasos centímetros, que despreciaste mis abrazos, mis versos, y hasta la lluvia que mojó nuestros besos.

Lo lamentarás, porque perdiste, en ese instante, una parte de tu vida...

_


_