29 de abril de 2009

EN TU MUNDO

En tu mundo hay dragones, mariposas, y estrellas de mar.
En tu mundo hay colores, hay suspiros, cuentos y hasta princesas.

Es tu mundo, y ni siquiera hay silencios…

22 de abril de 2009

SUCEDE QUE A VECES

_
No sabría decir si las cosas que se buscan o las que llegan de repente son mejores o peores, pero sin duda, y en estos momentos de mi vida, me quedo con las coincidencias porque son mucho más emocionantes.
Pasan los días, las noches, e incluso los atardeceres, y no pasa nada, todo continúa en su sitio, sigue como si nada.

Y un día de repente, una coincidencia, un encuentro inesperado, o quién sabe… cambia el color de tus días, la imagen de tu cara y hasta las costumbres.

Y todo se vuelve multicolor…

_

21 de abril de 2009

14 de abril de 2009

TERCER MOVIMIENTO: LO DE DENTRO

_
A punto estaba de cumplir un sueño, quizás por primera vez, o quizás por última, nunca lo sabría ni tampoco me importaba.
Tu casa estaba cerca y lejos de aquella estación, yo demasiado nervioso. Me perdí como de costumbre.
Intentaba recordar el recorrido y tus palabras mientras tarareaba algunas de tus canciones.
Febrero me regalaba sus primeros rayos de sol, y el tráfico y las incipientes nubes acariciaban mis gotas de ilusión.
Y tras vueltas y preguntas, tras palabras y canciones, llegué a tu lado, y me regalaste un abrazo y una sonrisa, la primera imagen de tu pelo rizado y tu vestido.
Y tu salero, y tu arte, el sonido de tus tacones, incluso un beso de despedida.
Y yo al marcharme te dejé mi libreta llena de poesías…



6 de abril de 2009

Todo permanece sobrecogido, expectante, como una exhalación detenida...

2 de abril de 2009

NO ES UN ABRIL CUALQUIERA

_
No es un abril cualquiera, este es un abril de luna en cuarto creciente, de estrellas brillantes, de tímido sol y frío en la madrugada. Es un abril de susurros, de confidencias y largas conversaciones, de sueños y abrazos compartidos.

Pero sobre todo es el abril de Zamora, de la Zamora entera, de la Zamora de túnica y vela, de la Zamora en la fila, y el silencio en las aceras. De días señalados en el calendario, de pasos y reencuentros.
Pues a partir de hoy esta ciudad pondrá su mejor cara, para repetir escenario y tradición, para alcanzar la gloria bajo los caperuces, para desfilar con la luz de los hachones, bajo el tañido de una campana, sobre las calles de piedra...

Es el abril de Zamora, y lo llamamos pasión.
Estáis todos invitados.

_